Un debate dentro de un debate

Por: Isadora Borges Monroy, California / México D.F.

¿Qué sucede cuando una feminista de segunda generación (1960-1980s) debate con un ícono de la pornografía (1980 y 1990)? A pesar del cordial diálogo, sobre todo dada la actitud pro-sexualidad de la feminista y de la actitud personal de Ron Jeremy contra la violencia y sexualidad en productos y medios orientados a menores de edad, varios puntos de contención sucedieron en una serie de pláticas que Ron Jeremy ha iniciado con Susan G. Cole, tras su serie de debates con el Pastor Craig Gross.

Por ejemplo, Ron Jeremy, americano, defiende a la industria pornográfica como un microcosmos de Hollywood. Para él, lo que sucede estéticamente con las mujeres es una reacción directa con lo que sucede con la industria del entretenimiento en general. Además, aunque no hay modos de verificar la edad de quien consume pornografía digital, sí lo hay para quienes lo hacen “analógicamente”. Y por eso él cree que quien la consume es un individuo mayor de edad (y por lo tanto menos impresionable) que tiene derecho a escoger qué tipo de género disfruta.

Respecto a este asunto, él comentó ser parte de quienes quieren aumentar la edad para actuar en pornografía a 21 años y pone el onus sobre los padres para hacer uso inteligente de las herramientas de censura en la televisión y las computadoras, así como dejar de criar a hombres y mujeres con experiencias inequitativas desde su infancia.

En cambio, Susan G. Cole inició advirtiendo que como canadiense, ella no está inmersa en la cultura de “la primera enmienda” (que otorga derecho a la libre expresión, bajo la cual se protege la industria), ni tampoco encuentra particularmente atractivo el tan individualista argumento del derecho a decidir. Su enfoque sobre lo que llamó “la colonización de nuestras mentes” es más sistémico, en contraste con el enfoque más pragmático de Jeremy. Para ella, la industria pornográfica ha permeado tan profundamente la sexualidad de las personas que, por el momento,  es imposible pensar en lo que la sexualidad sería sin su influencia.

Sin embargo, uno de los momentos donde los dos sí encontraron un sorprendente punto en común fue cuando el debate se abrió a las preguntas, y la cuestión pasó de la industria pornográfica y sus medios de distribuciones clásicas (o analógicas) a la expresión de la sexualidad personal en la era del internet.

El primero en posar este dilema fue el Profesor en Sociología Eric Anderson, quien se describió como un “pro-feminista”, aunque seguramente de la tercera ola. Para él, “nosotros somos pornografía, la industria ha sido asaltada por nosotros”. Ron Jeremy claramente respondió que sí, la industria está en serios problemas económicos por cuestiones de piratería y porque la gente está haciendo y distribuyendo sus propios videos en sitios similares en formato a YouTube y mostró su desagrado por este destino, aunque después exaltó que éste haya expandido la proliferación de diferentes formas estéticas. Pero, a quien más confrontaron Anderson y otros alumnos respecto al tema, fue a Susan Cole. En comentarios previos ella había llamado a los asistentes a “tomar de regreso su sexualidad” de las manos de la industria. Empero, cuando Anderson preguntó qué pensaban de la creación y distribución personal del material (argumentando que esto favorece a derrocar los arquetipos creados por los hombres que históricamente lo han producido para el consumo de los hombres) ella se mostró fundamentalmente escéptica. Anteriormente había condenado la abstinencia, a cambio de favorecer la masturbación y el sexo: “la gente lo debe de empezar a hacer temprano y frecuentemente.”  Sin embargo, una de sus respuestas a durante esta línea de cuestionamientos fue, ¿qué necesidad de hacerlo público?, y pidió no confundir el empoderamiento de las mujeres y la comunidad LGBT (Lesbiana, Gay, Bisexual, Transexual) con la búsqueda de atención a través de los mismos patrones.

No obstante sus válidas preocupaciones, así como otras que no se tocaron en el debate, las herramientas para la creación y diseminación de la pornografía reformula preguntas sobre nuestra sociedad en general, puesto que la sexualidad, una parte tan íntima de nuestras vidas, es una forma en que se demuestra poder. Por ejemplo, cuando formas de sexualidad no-heterosexuales son sistemáticamente eludidas en la cultura y se presenta esta posibilidad de expresarlas en un ambiente de seguridad, ¿porqué no aceptar la oportunidad? O, ¿qué hacer respecto a jóvenes adolecentes que deciden compartir imágenes íntimas con sus amigos, si bajo la ley ellos son tanto víctimas como perpetradores de un crimen? Y, como preguntaría Cole, ¿están realmente tomando una decisión? O, como añadiría Jeremy, ¿están siendo presionados por otras industrias del entretenimiento que permiten sexualizar a otros menores de edad, como los cantantes y actores de las series de Disney? ¿O quizás este caso confronta a una sociedad judeo-cristiana con sus propios deseos de idealizar a los jóvenes adolescentes como “niños” incapaces de tener deseos sexuales antes de los 18?

A un nivel más general, sistemas culturalmente represivos (entre ellos países que no distinguen separación entre Iglesia y Estado) también reprochan la demostración de  cualquier tipo de sexualidad, usualmente como parte de los mismos arquetipos machistas de los que Cole (y Jeremy) señalaron. Y finalmente, no olvidemos que por indisputablemente repugnante que sea la pedofilia, otras industrias del entretenimiento como Hollywood y las disqueras han abusado de esta causa para estigmatizar sistemas de distribución como los torrents y programas Peer-to-Peer, cuando su preocupación está realmente en la protección de sus contenidos y no en la integridad de los participantes.

Lo que hay que recordar es que la tecnología, cualquiera que sea, no es ni buena ni mala, ni neutra. Es lo que lo dejamos que sea.

http://www.newuniversity.org/2011/04/photos/zotshots-apr-18-24/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s