La derecha joven

Foto: Facebook Movimiento de Restauración Nacional

Por Jimena Zuluaga, desde Bogotá

En nuestro continente no es novedad la tensión política entre la izquierda y la derecha. Lo que sí llama la atención –por decir lo menos- es que sean a veces los más jóvenes los de las ideas más conservadoras.

En las últimas semanas, algunos medios han señalado la presencia de movimientos y organizaciones políticas -e incluso de culto- de tendencia de extrema derecha lideradas y conformadas por jóvenes.

El caso más visible en medios hasta ahora ha sido el del Movimiento de Restauración Nacional, fundado en Bogotá hace 4 años por estudiantes universitarios que se definen a sí mismos como “ultraconservadores, católicos y de derecha nacionalista”. Entre sus herramientas de comunicación cuentan por supuesto con un grupo en Facebook que ya supera los 1.300 seguidores y con un periódico universitario, “El Magno”, lanzado en 2008. Según un artículo reciente de LaSillaVacia.com, el movimiento ya ha salido de Bogotá y se ha expandido a las principales ciudades del país: Medellín, Popayán, Cali, Santa Marta, Manizales y Bucaramanga.

Dentro de las causas por las cuales aboga este movimiento está la defensa de los militares involucrados en la retoma al palacio de justicia –algunos de quienes enfrentan instancias judiciales y han sido condenados por desaparición forzada-. Manifiestan además su rechazo a la Constitución del 91, la cual creen debe ser derogada por “ilegítima” en tanto participaron en su elaboración grupos políticos formados por guerrilleros reinsertados.

En su manifiesto  de posiciones doctrinarias se lee también que rechazan las “ideologías permisivas y dañinas (…) como el comunismo, el socialismo, el liberalismo,  el secularismo, el relativismo  y la globalización; que están en contra de contra la eutanasia, el aborto inducido, la píldora anticonceptiva y la del día después; y que exigen la “aniquilación total de los grupos armados” sin “ningún miramiento, ni ninguna condescendencia”.

Y ni hablar de otros grupos ya más de culto que políticos. Un ejemplo es el movimiento Tercera Fuerza que, aunque se define como una asociación cultural y no como un movimiento político, tiene como sus grandes inspiradores ideológicos a Adolf Hitler  y a Benito Musolini. De hecho, este movimiento se hizo visible recientemente por una crónica de la Revista Semana sobre la celebración del natalicio 122 de Hilter, sobre quien dicen en su sitio web a propósito de la celebración: “Adolf Hitler vive y vivirá, su legado perdura y perdurara, y por eso hoy Tercera Fuerza levanta su voz, alza el brazo y mirando al sol grita y se siente orgullosa de seguir al mas grande entre los grandes nuestro gran Fuhrer Adolf Hitler”.

Foto: Revista Semana

El surgimiento de estos movimientos y de otros similares puede ser un claro síntoma de una tendencia que se vislumbra en el país desde hace años: mientras el resto del continente tiende hacia la izquierda, Colombia mira hacia la derecha. Este tema ha sido incluso materia de análisis expertos.

Hay quienes dicen que esta tendencia a la “derechización” es una especie de efecto rebote de la existencia de la guerrilla por tantos años –es bien sabido que las Farc son llamadas la guerrilla más antigua del mundo-: para las nuevas generaciones, si la guerrilla es lo que representa la izquierda, es mejor pararse lo más a la derecha posible.

Una encuesta realizada en Bogotá a finales de año pasado refleja esta tendencia con datos impresionantes: el 82% de los entrevistados manifestó rechazar la adopción para parejas del mismo sexo; el 74% dijo estar en contra de la legalización del consumo de droga y de la unión de parejas homosexuales, y el 71% dijo estar en desacuerdo con la despenalización total del aborto.

Como lo dice el mismo movimiento Tercera Fuerza, la constitución colombiana ampara la libertad de expresión, de pensamiento y de opiniones. Sin embargo no deja de resultar preocupante que en una situación de conflicto como la colombiana, cuando la inseguridad urbana alcanza límites preocupantes y la intolerancia es común entre los ciudadanos algunas de las ideas más radicales provengan de los más jóvenes. Esto no puede significar algo bueno.

5 pensamientos en “La derecha joven

  1. Pingback: La derecha joven «

  2. Pingback: La derecha joven | Jimena Zuluaga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s