Juventud, divino tesoro

Por Fernando Reyes, desde Tegucigalpa (colectivo hondureño)

Admito que cuando pienso en la generación actual, pienso que los compañeros y compañeras de FRACC y todas las juventudes refundacionales son el perfecto ejemplo de jóvenes con ideas de cambio y parte de los nuevos valores de la sociedad.

Hace poco, en un curso que tomo sobre investigación, tuvimos una facilitadora que nos hablaba de la ética, ella lo definía como el hecho de estar consciente de la OTREDAD. Luego hizo algunas referencias a cómo ella sentía empatía por sus contemporáneos, pero también hacía referencia a que no entendía a los jóvenes de ahora y cómo, de alguna forma, nos hemos arruinado…

Pero algo que me pareció interesante es que cada vez que describía cómo son los jóvenes de ahora, todas sus opiniones parecían bien prejuiciosas. Ella mencionaba que los jóvenes de ahora salen a bailar mucho y no le prestan atención a los estudios. En pláticas que he tenido con mi papá, por ejemplo, é me comentaba de lo muchísimo que salía en su época.

Toda esta relación me hace pensar en si son los valores que tienen actualmente los jóvenes hondureños distintos a como eran los de los jóvenes de hace 30 años.

Quizás deba responder que por algo hubo un golpe de Estado el 28 de junio de 2009 en un país donde los jóvenes tienen 1% de participación…aun teniendo un MINISTERIO DE LA JUVENTUD!

Una muy buena amiga me comentó que en Japón muchas personas consideran que la juventud no se mide por la edad que tengas, sino por tu capacidad de adecuarte a las nuevas generaciones. En muchas ocasiones he escuchado que existe una pérdida de valores, que la sociedad se encuentra corrupta porque los jóvenes hacen cosas que muestran a la comunidad como desorientada, he escuchado que tiempo atrás los jóvenes se vestían de manera seria, y no como ahora que quieren ser o verse DIFERENTES.

¿Será culpa de los jóvenes hondureños el desempleo? ¿Los asesinatos selectivos? ¿La discriminación? ¿Que a un joven lo pare en la calle la policía sólo porque tiene tatuajes?

Un dato: en el gobierno nacionalista de Ricardo Maduro, en el periodo 2002-2006, se realizo una represión masiva contra la juventud hondureña; escuadrones de la muerte disfrazados de representantes del Estado asesinaron por montones a jóvenes miembros de la mara 18 y MS, para eso el perfecto ejemplo…la masacre del porvenir, la prisión del Estado en la ciudad de la Ceiba, Atlántida.

Decir que la desvalorización social es un asunto relacionado a algo que los jóvenes hacen o no hacen, es al final la manera más obvia en la que el sistema mantiene la opresión: un joven que se libera y se muestra tal como es, es un enemigo.

Culturalmente nos han enseñado que hay un estilo de persona que debemos ser, que tener éxito es tener una casa linda, un carro, hijos y si es posible mascotas. Que las mujeres deben verse siempre arregladas para sus esposos, que debemos tener una religión, y que si somos algo también debemos parecerlo (eso me lo dijo una de las enfermeras con la que comparto mi servicio social como odontólogo: que yo no parecía un doctor por que no me peinaba. SISTEMA…).

La situación actual de mi país no consecuencia de una pérdida de valores, es simplemente que los valores que se han impuesto para nosotros y nosotras no son retribuidos directamente a nosotros mismos, han sido esquemas implantados para que otros gocen y existan al final las desigualdades, religiones opresoras, status quo, imágenes aparentes, dinero…dinero…dinero.

Son solamente normativas que nos repiten qué debemos ser, cómo debemos vernos, y qué debemos proyectar para los otros.

Cuando veo a los muchachos y muchachas que son miembros activos de la resistencia hondureña, otro ejemplo los jóvenes de ZACATE GRANDE, COPINH Y MUCA me hace ensar que si yo hubiera tenido ese despertar político, social y cultural cuando tenía su edad, probablemente me hubieran criticado muchísimo en mi entorno, pero la realidad es que también estoy seguro que a ellos se les critica mucho. El sistema ha establecido que las personas que no son parte del status quo son enemigos, contrasistema al final, en otras palabras CONTRACULTURALES.

La contracultura debe ser el valor que debemos cultivar. Ser contracultural es ser críticos de lo que a nosotros y nosotras no se nos permite. Como expresarnos, soñar, tener ideales, ser consecuentes, disfrutar de la música en la calle sin que parezca incómodo para los demás, poder disfrutar del equilibrio de la igualdad, de que algún día yo pueda agarrarme de la mano de mi novio y que nadie intente agredirme por eso, que la manifestación sea una manera de honrar a nuestros mártires y no la manera en la que el Estado exprese su represión contra nosotros y nosotras.

La contracultura es establecer nuevos paradigmas de lo que se espera, de no creer que un día de San Valentín es el único día que se rescata el amor. Ese día FRACC le mostró a una Tegucigalpa históricamente mal querida que el amor está en todas partes.

Les dedico:
VAMO’-A-PORTARNOS MAL
Calle 13…

Un pensamiento en “Juventud, divino tesoro

  1. me pare muy imtertesante tu opinion pero creo que nuestra juventud merese mas que un ideal creo que se nesecita mas particimacion en todos los aspentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s