Había una vez en Sydney

MELBOURNE, por Martín Obaya

Australia parece ser un país donde todas las decisiones importantes de política económica ya se han tomado. Donde los debates sólo tienen lugar en los márgenes. Australia parece haber llegado, tomando la expresión de Fukuyama, al “fin de la historia” (nota mental: por el momento usar la expresión pero después leer libro original de Fukuyama).

En línea con las revoluciones neo-conservadoras británica y norteamericana, las reformas australianas de los años 70 y 80 estuvieron orientadas a desmantelar el sistema de protección y regulación estatal bajo el cual el país se había desarrollado hasta ese momento. En pocas palabras, todo podría resumirse en el clásico tridente neo-liberal: apertura comercial, privatizaciones y desregulación. No puede negarse que el desempeño de Australia desde entonces ha sido más que extraordinario. Sin embargo, no es objeto de estas líneas analizar las dinámicas que efectivamente lo promovieron.

Me interesa rescatar, sí, un proceso más silencioso, pero íntimamente ligado al anterior: la reforma del programa de estudios de la carrera de economía en las universidades australianas que pude conocer al venir a estudiar a Melbourne hace más de un año. Siguiendo, también aquí, la tendencia internacional, éste se ha ido concentrando progresivamente en la enseñanza de un núcleo duro conformado por las matemáticas, la micro y la macroeconomía, que los alumnos deben complementar con la elección de seis materias –principalmente de economía aplicada– dictadas por el departamento de Economía y otras 12 que pueden o no ser parte del departamento.

De la experiencia de la Universidad de Sydney frente a este proceso de reforma da cuenta el libro Political economy now! The struggle for alternative economics at the University of Sydney (¡Economía política ahora! La lucha por una economía alternativa en la Universidad de Sydney, que leí recientemente. Los profesores Gavan Butler, Evan Jones and Frank Stilwell relatan allí la lucha –una de las más largas e importantes de la historia universitaria australiana– sostenida entre los años ‘60 y el año 2008 por un grupo de profesores, estudiantes y personal no docente para que el programa de la carrera mantuviera un perfil que reflejara el carácter multi-dimensional de la economía.

Se reclamaba, entre otras cosas, el estudio de la historia, del funcionamiento de las instituciones y su influencia sobre las dinámicas de acumulación, y de las relaciones sociales sobre las que se apoyaban los procesos de creación y distribución de la riqueza. Estas dimensiones, se sostenía, resultaban inabordables con el limitado –aunque “elegante”– instrumental analítico ofrecido por el mainstream neo-clásico cuya enseñanza casi exclusiva se imponía con la reforma (otra nota mental: cuando se hablaba de la “elegancia” de Paul Samuelson, ¿se hacía referencia al método o al moño?).

El conflicto en la Universidad de Sydney finalizó en 2008 con la creación del Departamento de Economía Política (uno de los pocos en Australia) en el ámbito de la Facultad de Ciencias Sociales. Los autores señalan que fueron justamente las reformas liberales aplicadas a las universidades –e informadas por la ortodoxia económica– las que terminaron favoreciendo esta decisión. El recorte presupuestario obligó a las universidades a buscar nuevas fuentes de financiamiento. Con ese objeto se crearon carreras orientadas a los negocios internacionales y las finanzas, capaces de atraer la atención de estudiantes internacionales dispuestos a pagar altas matrículas. Resultaba más útil para estos nuevos estudiantes el estudio, por ejemplo, de las instituciones internacionales o el funcionamiento de las empresas multinacionales que los abstractos modelos matemáticos ofrecido por la carrera de economía. Por cierta rima poética –o, más bien, geográfica–, las fuerzas del mercado tuvieron un efecto boomerang sobre la carrera de Economía cuyo debilitamiento se produjo a favor de otras disciplinas en el marco de la ahora Facultad de Economía y Negocios.

* Martín es licenciado en Economía (Universidad de Buenos Aires, Argentina) con estudios de maestría en Relaciones Internacionales en la Universidad de Bologna (Italia). Desde 2010 se encuentra en Melbourne, Australia, donde cursa sus estudios de doctorado en Monash University.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s