China files

PEKÍN, por Natalia Tobón Tobón

Cuando digo que soy de Colombia, se quedan pensado y me preguntan: ¿Dónde queda? -En América del Sur. –Ah. Latinoamérica. Y así, las diferencias nacionales que abrazamos tanto, se difuminan y terminamos en un mismo cajón: América Latina.

En China, desde hace más de 30 años se viene analizando la región y pensando cómo entrar como un nuevo aliado y, mejor aún, como un aliado que también es pobre y que también lucha contra la dominación de los imperios tradicionales. La famosa ayuda “Sur-Sur”.

Con esta misma noción, China lleva ya años invirtiendo en países africanos en todos los proyectos posibles. Es claro: está buscando asegurar su ingreso en la repartición mundial de recursos naturales, y al mismo tiempo quiere perfilarse como inversionista mundial para asegurar su posición del mundo. Lo ha logrado.

Y es ahí entonces que China, como otros países, ve en América Latina la gran oportunidad de ser parte de una de las regiones que más promete en el mundo. Y no está viendo a Argentina por sus campos, ni a Chile por sus minas o a Colombia por sus recursos acuíferos. Ve, como otros también han visto, una gran extensión de tierra, parecida, rica y abundante.

Como latinoamericanos, sabemos las oportunidades que ofrece la región y vemos con felicidad, ansiedad, preocupación y hasta angustia cómo el mundo entero se pelea su ingreso a nuestros recursos. Sin embargo, seguimos en el cuento de que cada uno por separado vende mejor. Y con ese discurso seguimos replicando el mismo modelo.  Así, cada país busca negociar en sus propios términos con un gigante. Sin pensar que China es uno de los mejores ejemplos del mundo de que el tamaño sí importa.

Hace poco, la revista inglesa/americana LatinFinance realizó aquí el foro de inversión China-América Latina, con participantes en su mayoría europeos, algunos latinos y pocos chinos. Los temas y las perspectivas, por supuesto, fueron moldeados por los países organizadores y al final el concepto “América Latina-China” fue interpretado por intermediarios.

Otro ejemplo: la CCPIT (Consejo chino para la promoción del comercio internacional) organiza la cumbre América Latina – China. Este año será en Lima y espera a casi 1.000 empresarios chinos y latinos. Esta vez la interpretación final será china y no “regional”.

Algunos han comenzado a difundir el llamado de la integración (acá hay una entrevista al Director del Centro de Estudios México China, Enrique Dussel), un buen inicio para impulsar los aún débiles deseos de unión entre las misiones diplomáticas latinas en Pekín. Sin embargo, las comunidades latinas han sentido esta falla y se han movido a buscar soluciones que a largo plazo podrían llegar a tener efectos mayores. Aquí van dos ejemplos.

El primero, Facción Latina. Una iniciativa nacida en esta ciudad, creada por la agencia latina China Files -¡de la que soy fundadora!- y la ONG LatinChina, que consiste en la organización de una noche de integración regional: una charla y un par de copas. Ya vamos por el quinto evento y hemos abordado varios temas: la cultura como mecanismo de promoción latina, la innovación empresarial de Bimbo en China, y el último de ellos, precisamente con el organizador del Foro LatinFinance, para analizar por qué los latinos no montamos eventos de este tamaño (la inscripción al evento costaba 4.000 dólares) a fin de fomentar nosotros mismos la inversión en nuestra región.

El segundo es una iniciativa que también incluye a España y Brasil: laredchina.com, un nuevo portal que será lanzado el próximo mes y que busca convertirse en una red social para los hispanohablantes que viven o negocian con China. El portal tendrá secciones útiles para los latinos (o iberoamericanos) desde foros, artículos de viajes o noticias y será una plataforma de interacción inmediata entre los que nos movemos con el gigante asiático.

Ambas iniciativas revelan el deseo de cubrir una gran necesidad: conocernos entre nosotros mismos, en un país que es distante y donde somos pocos de cada país. No es como Estados Unidos, donde la segunda población mayoritaria es hispana, o en España, donde hablan nuestro mismo idioma. En China estamos a un mínimo de 17 horas de casa (el único vuelo directo es Shanghai-Tijuana-DF), en un país donde no importa de qué país somos. Simplemente somos “laowai”, que significa extranjero en mandarín.

* Natalia es literata y politóloga (Universidad de Los Andes, Colombia) con un diplomado en periodismo literario de la Universidad Externado. Dirige la agencia China Files y es una de las fundadoras de Facción Latina, el primer networking latinoamericano en Beijing.

10 pensamientos en “China files

  1. Estimada Natalia. Es una gran alegría poder leer un artículo de quien ha sido hasta poco tiempo atrás una de las distinguidas estudiantes que tuve en mi cátedra de opinión pública en la Universidad de Palermo (UP), en Buenos Aires, Argentina.
    Reconforta, satisface y, por qué no escribirlo, enorgullece.
    ¡¡¡Felicitaciones!!!
    Saludos cordiales, Ricardo Rivas.

    • Ricardo,

      Muchas gracias por tu comentario. Lamentablemente creo que me estás confundiendo porque no he tenido el placer de estudiar en la Universidad de Palermo. En todo caso, me alegra saber que hay otra Natalia Tobón periodista y que fuera una estudiante distinguida! 🙂

      Un saludo muy especial desde Beijing y que este sea el inicio de un buen intercambio.

  2. Hola Natalia. Buenas atardes. En verdad, es una enorme coincidencia. Cercana a lo increible. De todas formas, como veterano periodista, docente universitario y presidente de la Asociación de Corresponsales Extranjeros en la República Argentina (Acera) valoro tu artículo. Saludos cordiales. RTR

  3. Desde Medellin ,Colombia
    Le auguro muchos exitos a Faccion Latina,me devuelve la fe en el futuro del pais la participacion de jovenes de tu calidad en estos importantes proyectos de gran alcance internacional.
    Siempre adelante.
    Recibe un fuerte abrazo
    Nancy Ramirez

  4. Natalia Tobón Tobón.
    Estimada compatriota de América Latina y el Caribe:
    En primer lugar felicitar por la creación de este medio de comunicación, hacia la generación de iniciativa que permitan trabajar en nuestra REGION con iniciativas de DIALOGO hacia un Desarrollo desde Dentro. Particularmente, debemos partir desde LO CULTURAL en el cual venimos trabajando desde 2005 mediante organizaciones sin fines de lucro como la Federación de Amistad de América Latina con China, producto de cuatro encuentros en Quito, Bogota, Cordova y Buenos Aires de Asociaciones Nacionales de Amistad con China.
    Tenemos la convicción de que una acción conjunta hacia generar procesos o alianzas de cooperación mutua de China-América Latina puede permitir que nuestros pueblos actúen por encima de motivaciones coyunturales y motivados por lazos de AMISTAD de las nuevas generaciones.
    Esperamos poder, a través de nuestras asociaciones y CHINA FILES bajo su liderazgo, iniciar un proceso de aproximación y deseamos manifestarle nuestro reconocimiento por el contenido de su artículo con el que compartimos y desearle mayores éxitos.
    Cordialmente,…
    Econ. OSCAR VEGA LOPEZ
    Asociación Boliviana de Amistad con China [ABACH]
    Creada en Febrero de 1986.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s