Examen de “españolidad” para extranjeros

MADRID,  por Mikaela Guariniello

Hace unos días el Partido Popular presentó su programa electoral. Una de las cosas que más ha captado mi atención ha sido el hecho de que ahora, para conseguir la nacionalidad española, no serán suficientes todos los trámites administrativos existentes (que conllevan enormes colas, largas horas de espera o citaciones para fechas extremadamente lejanas) sino que, además, se deberá realizar un examen que pretende medir los conocimientos de los inmigrantes sobre historia y cultura española.

A priori, mucha gente puede alegar que es “justo” que un extranjero que quiera convertirse en español deba saber sobre la cultura y la historia del país del que desea obtener la nacionalidad. Esto tendría sentido si de verdad la mayoría de los españoles conocieran datos que, se supone, todo el mundo debe saber y que por ello se pretenden preguntar.

La triste realidad llega cuando uno, ya sea por lo que ha oído, ya sea por lo que ha observado, se da cuenta de que los conocimientos de un gran porcentaje de residentes son bastante más pobres de lo que uno podría llegarse a imaginar. Más de una vez he oído a gente no saber cuándo fue el descubrimiento de América o cuánto duró la dictadura franquista.

De hecho, hace poco tuve que realizar unas preguntas sobre arte a gente de la calle para un trabajo, y ninguno de los encuestados fue capaz de reconocer la obra “La Venus del espejo” de Velázquez, o “El jardín de las delicias”, uno de los cuadros más importantes que alberga el Museo Nacional del Prado (Madrid). Si es así el escenario, ¿por qué se ha de obligar a quien desea obtener la nacionalidad a saber cosas que nadie ha exigido a los españoles de nacimiento?

En mis últimos dos años de educación secundaria, que cursé en España, fui de las pocas extranjeras de clase. Eso sí, saqué la mejor nota en la asignatura de Historia de España, y más de la mitad de mis compañeros suspendieron. ¿Me convierte esto en “más española” que ellos? Probablemente no.

Entonces, ¿por qué el mismo trámite sirve a la inversa, para negar a alguien la nacionalidad? Desde luego, un gran número de extranjeros, al cambiarse de país, tienen mayores preocupaciones que estudiarse un libro de historia, de geografía o de arte. Si a muchos jóvenes españoles les hicieran el mismo examen, cabe la posibilidad de que tuvieran que “arrebatarle” la nacionalidad a más de los que la mantendrían.

* Mikaela es una joven chilena, estudiante de Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. Desde el año 2000 reside en Madrid (España), donde trabaja como fotógrafa y periodista independiente.

2 pensamientos en “Examen de “españolidad” para extranjeros

  1. Fui extranjero en Alemania por 7 años y conocí alemanes que sabían mucho menos que yo sobre su país natal. De hecho, esta prueba de nacionalidad existe también en Alemania y se puede acceder a diferentes ejercicios para este Test. El caso es que indirectamente fui haciéndole preguntas a mi compañera de trabajo de nacionalidad alemana y sin ella saberlo, falló el test que yo fácilmente hubiera aprobado.

  2. Ese es el problema, que se está pidiendo a los extranjeros que tengan conocimientos que se suponen básicos pero que en la práctica la mayoría de la gente, perteneciente a ese país, desconoce.
    El nivel cultural de los extranjeros sobre su nuevo país no debería determinar si pueden o no conseguir la nacionalidad, o por lo menos mientras aquellos que sí hayan nacido allí desconozcan las respuestas a las preguntas que se pretenden hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s