¿Y si no compro gasolina?

Movilidad urbana en Colombia (primera parte)
por María Paula Martínez

Sin reparo por el flujo vehicular de una autopista un sábado en la mañana, una decena de vehículos hacen fila sobre el pavimento a la espera de poder comprar gasolina por 8911 pesos colombianos el galón (4,9 USD), cinco o diez pesos menos que lo que pagarían si entraran en otra estación de Bogotá.

No es una imagen infrecuente. El precio de la gasolina ha sufrido un incremento tan rápido en los últimos meses en Colombia que los conductores empiezan a mostrar su descontento. Ya no hay indiferencia frente al precio de este producto indispensable, y el ahorro de unos pocos pesos se ha vuelto importante.

El 12 de marzo se convocó, por medio de las redes sociales, una protesta contra el alza de los precios de la gasolina en todo el país. La iniciativa tuvo bastante acogida mediática pero al final no logró generar un verdadero discurso frente al tema, ya que los grandes consumidores de este producto -o sea, los transportadores de camiones de doce y más llantas, a cuyo tanque de gasolina le cabe tres veces el contenido de un vehículo particular- no pueden dejar de consumir gasolina, aunque consideren que su precio es muy elevado.

Según un estudio de RCN, uno de los conglomerados de medios más grandes del país, en agosto de 2011 Colombia tenía el cuarto precio más costoso de gasolina del continente y uno de los más caros del mundo. Para entonces el galón costaba 4,14 dólares mientras en México se cotizaba en 2,29 USD; en Ecuador 3,2 USD; en Venezuela en 0,19 USD; y en Estados Unidos en 2,85 USD.

En agosto de 2011 Colombia tenía el cuarto precio más costoso de gasolina del continente y uno de los más caros del mundo.

¿Por qué es tan alto el precio de la gasolina si Colombia es un país productor de petróleo? Eso nos preguntamos los usuarios. La respuesta: razones políticas.

Para entender el problema de la gasolina no hay que saber de procesos de refinamiento y sus costos, tampoco de pozos petroleros y oleoductos. Para entender por qué aquí se paga dicho valor, hay que saber de política. Cómo bien lo estableció el sitio web de noticias La Silla Vacía, es principalmente a causa de las leyes impulsadas por el gobierno (y no por las leyes mercado) que el precio de la gasolina en Colombia tenía, en marzo de 2012, un 38% de impuestos.

¿Qué implicaciones tiene este precio? Si continúa el alza, los colombianos podríamos estar pagando a fines de este año más de cinco dólares el galón. Esto quiere decir que un ciudadano común, para movilizarse por Bogotá con diez galones semanales, debe pagar aproximadamente cincuenta dólares, que al mes equivalen a doscientos dólares; es decir, a más de la mitad del salario mínimo vigente (298 USD).

Esta realidad, de alguna manera absurda desde el punto de vista económico, puede tener, sin embargo, inesperadas consecuencias positivas para los ciudadanos y el medio ambiente. Por ejemplo, la pérdida de popularidad del carro a causa de los altos precios del combustible podría darle mayor fuerza a medios alternativos de transporte, no contaminantes, como la bicicleta.

CONTINUARÁ…

* María Paula es profesora en Centro de Estudios en Periodismo de la Universidad de los Andes (Colombia).

Para recibir nuestras novedades puedes suscribirte a este blog, encontrarnos en Facebook o seguirnos en Twitter @revistanuso.

3 pensamientos en “¿Y si no compro gasolina?

  1. Pingback: ¿Basura o residuos? | Blog NuSo

  2. Pingback: El petróleo manda | Blog NuSo

  3. Pingback: ¿Antropocentrismo o biocentrismo? | Blog NuSo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s