La maldición de la abundancia

Extractivismo en Ecuador (parte I)
por Andrés Groner 

Es una situación bastante recurrente que los países con más abundancia de recursos naturales tengan las tasas de pobreza, desigualdad y violencia más altas. La situación se complica aún más si estos países se especializan en la extracción y exportación de uno o pocos de esos recursos primarios, y cuando la renta que genera esta actividad representa su principal ingreso presupuestario.

Esta es –y ha sido– la realidad de varios países de América Latina. Es un modelo de producción al que también se conoce como “la tesis de la maldición de la abundancia”.

En mi país, Ecuador, como en varios países latinoamericanos, las actividades extractivas de determinados recursos han incrementado la brecha entre los ricos y los pobres, y han creado situaciones de violencia política y de pobreza extrema.

Coincido con Jürgen Schuldt (1) en que varios factores explican estos efectos. Entre los más importantes se destaca el hecho de que cuando se produce un boom (2) de un determinado recurso (por ejemplo, el petróleo en Ecuador en los años 70, y sus altos precios en la actualidad), se genera una sobrevaluación de la moneda y, a su vez, del tipo de cambio.

Esta situación, aunque ya bastante conocida, trae consigo la pérdida de competitividad del resto de los productos nacionales en el mercado. Se produce así una distorsión en el mercado porque la mayor cantidad de recursos van al sector exportador primario, dejando relegado al resto de los sectores de la economía.

Así se crean grandes imperios económicos en sociedades que no terminan de consolidar su sistema de pequeñas y medianas empresas. Estos imperios, por su importancia dentro del presupuesto estatal, llegan a tener tanto poder que su peso termina por influir en las decisiones políticas, logrando atribuirse beneficios fiscales, libre acción y toma de decisiones en nuestros países.

Las altas tasas de ganancia que empiezan a percibir estos sectores exportadores los motivan a sobreexplotar los recursos, generando un mayor daño ambiental, muchas veces avalado por el propio Estado.

El envío en grandes cantidades de materias primas hacia los centros industrializados más grandes del planeta hace que se deterioren lo términos de intercambio, estancando el precio de las materias primas que exportamos, y a la vez, incrementando el valor de los bienes industrializados que luego importamos.

Nuestro modelo nos condena a no llegar a percibir nunca los beneficios de los avances tecnológicos industriales, y peor aún, nos condena a no poder impulsar nuestra industria nacional; con efectos perversos sobre el empleo.

CONTINUARÁ

(1) Jürgen Schuldt, Somos pobres porque somos ricos, REDLACES, 28-07-2004, en Rebelion.org.

(2) Boom entendido como un proceso, de corta duración, en el que se incrementa el precio de las materias primas, generando grandes entradas de dinero a las economías nacionales y aumentando el gasto público y privado.

* Andrés es estudiante de la Maestría de Gobernanza Energética en FLACSO. Le interesan los temas de extracción y manejo de recursos naturales, conflictividad política y social, y el nuevo modelo de neo-extractivismo en América del Sur.

Para recibir nuestras novedades puedes suscribirte a este blog, encontrarnos en Facebook o seguirnos en Twitter @revistanuso

2 pensamientos en “La maldición de la abundancia

  1. Es paradójico que dentro de nuestro sistema económico la inmediatez de generación del capital subvalore los recursos que en el futuro, sin lugar a dudas, se convertirán en bienes preciados, por encima de productos como el gas y el petroleo.

    Países como Costa Rica poseen una gran cantidad de recursos que no necesariamente -y quizás, por suerte- no representan un gran valor monetario en el mercado internacional. Cuando las necesidades reales se interpongan ante la necesidades creadas, quizás las cosas cambien.

    Pura vida, saludos.

  2. Pingback: Rio+20: por un triunfo sobre el capitalismo | Blog NuSo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s