Rio+20: Colombia quiere liderar la cumbre

La apuesta por los Objetivos de Desarrollo Sostenible en Río
por María Paula Martínez, desde Colombia

Vivimos en una sociedad de bobos. Es decir, de bohemios-burgueses-posmodernos que, según David Brooks, tienen una nueva sensibilidad hacia la naturaleza y el medio ambiente pero de una manera ambigua y contradictoria.

En Colombia hay vegetarianos que van a la plaza de toros y hacen empacar sus alimentos orgánicos en decenas de bolsas de plástico en los supermercados, y personas que se esfuerzan por reciclar en sus casas para que cada noche el camión de la basura recoja todas las bolsas y las amontone sin piedad.

Hace apenas 40 años, en Colombia la carne era empacada en hojas de palma, la leche era envasada en botellas de vidrio y la carne cubierta con sal y envuelta en páginas de periódico. Estábamos acostumbrados a guardar, reusar y remendar. Hoy, somos la cultura del plástico y de renovar. Todo viene empacado en envases de material sintético, con etiquetas y tapas plásticas, y nada se repara sino que se reemplaza.

Las críticas apuntan a una falta de conciencia frente a los problemas ambientales. Los ciudadanos debaten sobre el cambio climático y la ingesta de algunas especies en extinción, hablan sobre la preocupante polución pero poco o nada saben sobre los residuos tóxicos, los lixiviados que se filtran en la tierra, el impacto de las fumigaciones a los cultivos de droga y la deforestación para realizar grandes proyectos industriales.

Es difícil hablar de una “economía verde” nacional y de una conciliación de ideas de desarrollo urbanístico e industrial con la protección del medio ambiente. En las últimas semanas varios columnistas han expresado esta situación de cara a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el desarrollo sostenible Rio+20, en la que Colombia espera tener protagonismo con la propuesta de la creación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Desde hace año y medio una comisión, encabezada por la viceministra Patty Londoño y por Paula Caballero, empezó a trabajar en este proyecto y a concertar la idea con países como Chile, Ecuador, Brasil, Indonesia, entre otros. Viajaron incluso a Nueva Dehli para tratar de comprometer a India, que tradicionalmente ha sido resistente al fijar metas específicas de desarrollo sostenible.

Finalmente, se estableció un documento que establece ocho metas generales a discutir en Río de Janeiro:

1. Lucha contra la pobreza

2. Modificación en los patrones de consumo

3. Fomento del desarrollo sostenible de los asentamientos humanos

4. Diversidad biológica y bosques

5. Océanos

6. Recursos hídricos

7. Mejoras en seguridad alimentaria

8. Energía, incluyendo fuentes renovables

Son en su totalidad metas universales, voluntarias y de aplicación nacional, de carácter progresista, innovador y, sobre todo, ambicioso. Son marcos generales de los que se espera que surjan propuestas específicas que quiebren la ambigüedad de los conceptos. ¿Cómo mejorar la seguridad alimentaria? ¿Hacia dónde deben virar los patrones de consumo? ¿Cómo proteger los océanos? ¿Cómo enfocar políticas públicas de desarrollo sostenible?

Con el documento de ODS Colombia ratifica su voluntad de trabajar en propuestas verdes, aunque no sea un tema en el que el país tenga mucho que mostrarle al resto del planeta. Hay expectativa frente a lo que sucederá. Los medios de comunicación califican de forma positiva la intención del gobierno colombiano de ser líder en la materia, y las organizaciones en favor del medio ambiente tienen la atención puesta en este encuentro, que ayudará a fortalecer el discurso, sirve de símbolo, tiene eco mundial y logra que por unos días, en Colombia, los temas verdes se roben las primeras páginas de los periódicos.

En mi opinión, estos son los tres temas prioritarios para discutir en Río:

Ciudades sostenibles. El desarrollo urbanístico ha estado tradicionalmente ligado a la creación de espacios de asfalto y cemento: andenes, plazas, bolardos, estacionamientos, carreteras, edificios. Rio+20 es la oportunidad para debatir la importancia de las propuestas verdes en el desarrollo de las ciudades: recolección de residuos, protección de humedales, manejo de aguas, árboles como pulmones y urbanización responsable.

Océanos saludables. La abundancia de agua en el mudo ha generado un abuso en su utilización. Si bien el 71% de la superficie de la tierra son océanos, la contaminación amenaza con desproveerlos de vida en 25 años (ver Jacques Piccard). ¿Cómo sacar provecho del mayor de nuestros recursos sin agotarlo?

Objetivos de Desarrollo Sostenible. Este documento es la oportunidad para que los países hagan un compromiso puntual y colectivo de medidas de protección al medio ambiente, que contemplen temas como el papel de la pobreza, la seguridad alimentaria y la modificación de los patrones de consumo.

¿Estás de acuerdo con la propuesta de Colombia? ¿Piensas que será posible?

María Paula es profesora en Centro de Estudios en Periodismo de la Universidad de los Andes (Colombia).

Para recibir nuestras novedades puedes suscribirte a este blog, encontrarnos enFacebook o seguirnos en Twitter @revistanuso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s