Un minuto de silencio para la biodiversidad

Impunidad ambiental en Guatemala (parte I)
por Stephanie Burckhard

Un minuto de silencio para esas 73.148 hectáreas de bosque que se pierden anualmente en mi país, Guatemala. Es un minuto para recapacitar sobre la pérdida de especies que viven allí y todo lo que se ha perdido en los últimos 25 años, aproximadamente un 50% de los bosques que había en 1950.

Si se evalúa ese porcentaje, resulta un panorama bastante obsceno. Creo que se llegó a este punto debido a la impunidad ambiental que predomina en Guatemala: existen instrumentos jurídicos de orden administrativo y penal para regular las faltas al ambiente; es decir, hay normas que describen prohibiciones, delitos, faltas o infracciones para que no se cometan actos que amenacen al medio ambiente, pero ninguna de ellas lo protegen. En última instancia, tampoco se proyecta qué puede ocurrir en los próximos 25 años.

El concepto más acertado que explica la impunidad ambiental proviene del Instituto de Agricultura, Recursos Naturales y Ambiente de la Universidad Rafael Landívar (IARNA). La impunidad ambiental consiste en algo más que en la mera falta de sanciones a aquellas acciones contrarias al Derecho sino que es, ante todo, la falta de protección del medio ambiente ante cualquier acción punible que puede darse en el futuro.

Esta radiografía de la impunidad que encontré revisando la información del IARNA habla por sí misma: «En el año 2009 se denunciaron 938 casos, de los cuales se alcanzaron sentencias en únicamente 49 de ellos, condenándose a 83 personas y absolviéndose a 5. Con ello queda comprobado que en el contexto de la impunidad, y particularmente la impunidad ambiental, en Guatemala el 95% de los casos queda sin una sentencia… »

Somos el segundo país con mayor diversidad de endemismo y especies, de un total de 25 regiones en el mundo. Como parte norte de Mesoamérica, albergamos entre un 7% y 10% de todas las formas de vida conocidas en el planeta, así como el 17% de todas las formas de vida terrestres.

Adentrarnos en Guatemala desde su potencial natural es maravilloso, pero lo estamos matando al permitir que el 95% de los casos que amenazan al medio ambiente permanezcan impunes.

CONTINUARÁ…

* Stephanie tiene estudios de Sociología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, y proyecta ingresar a la carrera de Ingeniera Ambiental. Integra la junta directiva de la Asociación Pro Integración Centroamericana y República Dominicana.

Para recibir nuestras novedades pueden suscribirse a este blog, encontrarnos en Facebook o seguirnos en Twitter @revistanuso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s