Entre el “milagro” económico y la pobreza extrema

En el Perú resulta clara la relación entre el trabajo no asalariado, el autoempleo y el trabajo en pequeñas y medianas empresas, por un lado, y la pobreza -en muchos casos pobreza extrema-, por otro lado. Sin embargo, el país no se cansa de recibir felicitaciones en todo el mundo por el “milagro” de su crecimiento económico, que en 2011 ya superaba el 6% del PIB nacional, y por sus empresarios multimillonarios.

Luis Angel Rodríguez Salcedo
Desde Lima

Esta suerte de “paradoja” se explica, en primer lugar, por el modelo de crecimiento peruano, que es básicamente primario-exportador y está abocado a atender las demandas del mercado mundial de materias primas: minerales (oro, cobre, plata, etc.), productos de la agroindustria (magos, espárragos, etc.) y recursos energéticos (derivados del petróleo y gas natural).

Los precios internacionales de las materias primas se elevaron de manera exponencial en los últimos años. Ese es el caso notable del oro, ¡que pasó de 279,17 dólares la onza en 1999 a 1.669,87 dólares en 2012, y del cobre, que pasó de 71,32 centavos de dólar la libra en 1999 a 360,55 en 2012!

Pero la paradoja del Perú también se explica por el afán de las grandes empresas extractivistas y financieras principalmente, tanto nacionales y extranjeras, que agotan esfuerzos de todo tipo por mantener un modelo económico que les permite amasar grandes fortunas a costa del empobrecimiento de las mayorías. Aquí dejo apenas dos ejemplos contundentes: uno es el caso de la ONG Reflexión democrática, cuyo Director Roque Benavides es gerente de Minas Buenaventura y financió a nueve actuales congresistas durante la campaña electoral de 2011. Otro caso destacable es el peruano Eduardo Hochschild, presidente del Grupo Hochschild Mining, que según la revista Forbes se ubica en el puesto 704 de los multimillonarios del planeta con 2,1 mil millones de dólares, seguido más abajo en la lista por el peruano Alberto Benavides, presidente de Minas Buenaventura -dueña de 43,7% de la minera Yanacocha-, quien se ubica en el puesto 736 con 2 mil millones de dólares.

A la luz del modelo extractivista, la riqueza en el Perú se concentra cada vez más en muy pocas manos. Esta situación se puede apreciar con más detalle si comparamos la evolución anual de las exportaciones mineras. Según el reporte del ministerio de Energía y Minas, la inversión minera se ha incrementado en 23% hasta llegar a sumar 1.928 millones de dólares y generar, de manera global, 211.748 empleos directos.

En el año 2008 las exportaciones mineras sumaron un total de 18.657 millones de dólares, creando en total 127.026 empleos directos (0.9% de la población económicamente activa). De esa cantidad, el 52% (equivalente a 66.243 trabajadores) trabaja con contratos en condiciones de inestabilidad y precariedad. En 2012 las exportaciones de la minería alcanzaron los 25.921 millones de dólares -superando largamente la ligera caída de 2009 a causa de la crisis internacional- pero crearon tan solo 207.600 empleos directos (1.4% de la población económicamente activa), de los cuales la mayoría (67,2% equivalente a 139.404 trabajadores) trabajan vía contratos.

Los números son claros. Nos queda identificar qué ocurre con el empleo no directo y, desde un enfoque del trabajo decente, analizar las regiones y los sectores comprometidos alrededor de las industrias extractivas, en particular la minería, para intentar proponer alternativas a este modelo de desarrollo extractivo, de lucro y para pocos del Perú.

Asesor de la Federación de Trabajadores/as Vendedores Ambulantes de Lima y Callao, Sindicalistes Solidaris (UGT Cataluña).

chica perfil facebookPara recibir nuestras novedades pueden suscribirse a este blog o seguirnos en Facebook/nuevasociedad y Twitter @revistanuso.

Un pensamiento en “Entre el “milagro” económico y la pobreza extrema

  1. Muy buena síntesis de la situación paradoja del crecimiento peruano. Quizá una próxima entrega podría ahondar en identificar las responsabilidades de los diversos actores involucrados –incluido el movimiento sindical– y las acciones adoptadas para revertir esa situación.

    Aloha!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s